//
Ahora lees:
Boletines de Prensa

Víctima integrante del MPJD es agredido y asaltado por polícias federales

logo mxlapazmx

Difusión Cencos México D.F., lunes 4 noviembre de 2013

Boletín de prensa
MPJD

  • El Movimiento por la Paz con Justicia y Dignidad denuncia abuso de Policía Federal en contra de familia Trujillo Herrera

 El pasado 23 de octubre nuestro compañero Miguel Ángel Trujillo Herrera, en compañía de dos sobrinos menores de edad, se dirigía hacia Pajacuarán, Michoacán. Cuando se encontraban en el km 31 de la carretera Abasolo-La Piedad, a las 3:30 am, el vehículo en el que viajaban se quedó sin gasolina, por lo que se estacionaron fuera de un comedor a la orilla de la carretera. A las 3:40 am dos camionetas de la Policía Federal se detuvieron, descendieron alrededor de 14 policías e interrogaron a Miguel Ángel sobre porqué se encontraba en el lugar y le pidieron su identificación, al percatarse de que era de Michoacán los policías lo increparon: “Eres michoacanito, ¿sabes lo que le está pasando a los de Michoacán?”, y acto seguido lo bajaron a jalones del carro y empezaron a golpearlo

Miguel Ángel, junto con varios miembros de su familia, viven desplazados en el Distrito Federal hace alrededor de 5 años, desde que sus hermanos Jesús Salvador y Raúl fueron desaparecidos en el estado de Guerrero en agosto de 2008, y Gustavo y Luis Armando, fueron también desaparecidos en el estado de Veracruz, en septiembre de 2010. Desde entonces, la vida de la familia se vio trastocada por la desaparición y la impunidad. Su madre, María Herrera y los otros hermanos se volcaron a la búsqueda, mientras las esposas e hijos luchan por la sobrevivencia y el dolor de la ausencia. Al poco tiempo la familia empezó a recibir amenazas y se vio forzada a desplazarse de su lugar de origen. Hasta la fecha las investigaciones no han llevado a esclarecer el paradero de los hermanos desaparecidos y la familia se encuentra en grave riesgo, no sólo por la delincuencia organizada sino por la colusión de las autoridades.

Es por esto que ese día Miguel Ángel se dirigía a Michoacán a visitar a su familia y llevarles el dinero que había juntado. Tenía la idea de traer a su esposa y a sus hijos a vivir al Distrito Federal. Sin embargo esto ya no sucedió, porque después de bajarlo, los policías federales lo aventaron al cofre del carro, le sacaron todo lo que traía en las bolsas y le robaron los $7000 pesos que llevaba. Uno de los policías dijo mientras lo golpeaba “checa el carro”, por lo que otro de los oficiales consultó una computadora y anunció que “el carro es robado”. Miguel Ángel intentó explicar que no es así, puesto que cuenta con todos los papeles, y en todo caso, argumentó que “si el vehículo es robado, actúa, llévame al Ministerio Público”. Frente a esto, los policías le respondían con amenazas y palabras obscenas sin dejar de golpearlo. En el transcurso fueron llegando dos camionetas de policía más. Miguel Ángel les dijo que conoce al Comisario de la Policía Federal Emilio García debido a la búsqueda de su familia que se encuentra desaparecida, lo cual pareció irritar más a los policías, quienes entonces lo acusaron de pertenecer a la Familia Michoacana. Le preguntaban insistentemente “¿perteneces a la Familia o a los Templarios?”. Inútilmente, Miguel Ángel intentaba explicarles “tengo a 4 miembros de mi familia desaparecidos”, pero sólo recibía golpes como respuesta.

En ese momento llegaron los dos sobrinos con la gasolina, y al ver la situación uno de ellos dio aviso a su tío Juan Carlos Trujillo, quien ha destacado no sólo en la búsqueda de sus hermanos, sino apoyando a otros familiares de desaparecidos como defensor de derechos humanos. Juan Carlos se puso al teléfono con el comandante, quien le dijo “ya se los cargó la chingada, el carro es robado” y colgó. Juan Carlos se comunicó al teléfono de Miguel Ángel, le informó que ya se había comunicado con el comisario Emilio y le pidió los números de las patrullas. Cuando Miguel Ángel le proporcionó los números el policía le arrebató el celular y lo siguió golpeando e intimidando:

  • “¿Te crees muy cabrón?, ¿por qué estás dando el número de las unidades?”.
  • “Esto lo van a saber derechos humanos”, respondió Miguel Ángel, a lo que el policía replicó:
  • “¿Cuáles derechos? Si tú no tienes derechos”, y lo siguió golpeando, frente a la mirada indiferente de los demás policías, incluyendo al comandante, que en ningún momento hizo nada por detenerlo. En ese momento los sobrinos de Miguel Ángel señalaron a los policías que Juan Carlos es defensor de derechos humanos. Esto hizo que los policías formaran dos grupos, en los que aparentemente discutían qué hacer. Minutos más tarde en una de las unidades Miguel Ángel alcanzó a escuchar una voz por radio que decía una clave. Posteriormente los policías le ordenaron que recogiera sus cosas y lo metieron al carro nuevamente. El policía que lo golpeó se acercó y lo amenazó diciendo: -“Cuidado con lo que dices, pinche michoacanito, tengo tu IFE”. Las camionetas se retiraron mientras un policía detenía la puerta para impedir que Miguel Angel bajara del vehículo.

Algunas hora después, Miguel Ángel denunció los hechos por teléfono ante en el órgano interno de control de la Policía Federal y una vez que regresó al DF ratificó su denuncia. Sin embargo, se encontró con sorpresa con que la Policía Federal desconoce dónde están las unidades 10749 y 14578, dos de las cuatro unidades involucradas en los hechos. Esto para nosotros es una clara señal de falta de investigaciones serias y voluntad de esclarecer los hechos.

El MPJD expresa su indignación por la agresión que ha revictimizado a nuestros compañeros y por la violación a sus derechos humanos por parte de la Policía Federal. Para nosotros, esta situación no es excepcional, y muestra cómo en la práctica ha habido un retroceso en la garantía de nuestros derechos humanos frente a la estrategia de seguridad. En este caso, a Miguel Angel lo golpearon con el pretexto de que su auto era robado, es decir, cometieron una violación de derechos humanos supuestamente para perseguir el delito robo de automóviles -pero podría ser cualquier otro, el combate a la delincuencia organizada o al narcotráfico-. Desde ahí, el MPJD decimos que si nos tocan a uno, nos tocan a todos, y acompañamos la decisión de nuestro compañero Miguel Ángel de denunciar para que esto no vuelva a pasar y ninguna persona vuelva a ser víctima de abuso policial. Responsabilizamos a Manuel Mondragón y Kalb y a la Policía Federal de cualquier ataque a la integridad física y psicológica de nuestro compañero, y exigimos a las autoridades competentes:

  • Que se esclarezcan los hechos, se sancione a los responsables y se repare el daño a Miguel Ángel y sus familiares.
  • Se implementen efectivos mecanismos de control de la Policía Federal con participación ciudadana y perspectiva de derechos humanos para erradicar la práctica de violaciones a los derechos humanos.
  • Se garantice el derecho al libre tránsito de todas las personas y las condiciones de seguridad para el retorno digno de las personas desplazadas forzadamente.

Información difundida por el Área de Comunicación y Visibilidad de Cencos

Acerca de Cencos

http://cencos.org http://guiaqesq.cencos.org www.libertad-expresion.org.mx

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: