//
Ahora lees:
Boletines de Prensa

Elevar la edad mínima para el trabajo infantil será insuficiente sin un Sistema que articule acciones gubernamentales

Difusión Cencos México D.F., Miércoles 12 de junio de 2013

Boletín de prensa
Redim

  • Ninguna de las medidas presentadas por el Ejecutivo Federal funcionará sin la articulación intergubernamental e interinstitucional
  • Necesario prevenir la discriminación de las familias pobres que se ven obligadas a contar con los ingresos de sus hijas e hijos
  • El trabajo infantil por su complejidad debe ser abordado con estrategias diferenciadas por región, condición, edad y género
  • La creación del Sistema Nacional de Garantía de Derechos de la Infancia permitirá cambiar la realidad de niñas, niños y adolescentes en México.

La iniciativa presentada por el Ejecutivo Federal para reformar el artículo 123 constitucional en su fracción tercera y la creación de la Comisión Intersecretarial para la prevención y erradicación del trabajo infantil serán insuficientes si México no cumple con la creación del Sistema Nacional de Garantía de los Derechos de la Infancia y la Adolescencia.

Desde la Red por los Derechos de la Infancia en México (REDIM), saludamos el interés del gobierno federal en torno al trabajo infantil, y el reconocimiento a la necesaria articulación Intersecretarial. Sin embargo, resaltamos el hecho de que ninguna de estas medidas funcionará sin un verdadero cambio en el diseño que permita una sólida la articulación intergubernamental e interinstitucional.

Diversos estudios han demostrado que existe una relación directamente proporcional entre la disminución del ingreso económico de las familias y el aumento del trabajo infantil, esta situación se acentúa en las pequeñas comunidades con menor desarrollo social. Actualmente más de 3 millones de niñas, niños y adolescentes de entre 5 y 17 años realizan actividades económicas; cuatro de cada diez no reciben remuneración por su trabajo.

Es necesario diferenciar la actividad económica de la infancia y la adolescencia para ofrecer respuestas diferenciadas que respeten los derechos humanos y ofrezcan alternativas de inclusión social. Sin una cuidadosa aproximación al fenómeno se corre el riesgo de criminalizar a las familias pobres que se ven obligadas a contar con el ingreso económico de sus hijas e hijos para sobrevivir; lo anterior en muchas ocasiones ocurre ante la ausencia del Estado Mexicano para garantizar apoyos económicos y mejores empleos para las personas adultas.

El trabajo infantil no es perjudicial en sí mismo, son las condiciones de desprotección gubernamental las que permiten abusos y riesgos para su sano desarrollo. Desde REDIM encontramos necesario diferenciar conceptual y metodológicamente la actividad económica de la infancia. Unas serían las pequeñas labores que realizan niñas y niños en su familia y comunidad, las cuales pueden formar parte de la transmisión de tradiciones culturales, especialmente en las comunidades rurales. Y que por su carácter ocasional no significan afectaciones en la escuela, salud o recreación.

El trabajo infantil propiamente, se caracteriza por una relación laboral entre un empleador y el adolescente, existe un producto y/o servicio, horario establecido y lugar de trabajo distinto al ámbito familiar. Incrementar la edad permitida para el trabajo infantil es una recomendación internacional que se complementa con la vigilancia y regulación por parte de las autoridades laborales. Algo que lamentablemente es muy escaso en todo el territorio nacional, permitiendo abusos de empleadores e industrias beneficiadas.

La explotación económica es un delito, no puede ser considerada un “trabajo” y las autoridades están obligadas a su persecución y sanción ejemplar. En este rubro entrarían aquellas actividades económicas que se realizan en contra de la voluntad de niños y sus familias, que afectan su sano desarrollo, impidiendo la permanencia en la escuela, eliminando los tiempos de recreación; son actividades que no corresponden con su capacidad física, tienen altos riesgos para su integridad y suceden fuera de los contextos de protección familiar. El trabajo esclavo es una realidad en algunas regiones del país, especialmente aquellas donde el crimen organizado tiene mayor dominio.

Este 12 de junio es un recordatorio internacional para mirar los vacíos y desafíos en la protección integral de niñas, niños y adolescentes vinculados a la producción económica de los países. En el Artículo 32 de la Convención sobre los Derechos del Niños (ONU, 1989)[1] se obliga a los Estados a realizar medidas legislativas, administrativas, sociales y educacionales para atender el trabajo infantil. Por ello la importancia que el Estado mexicano asuma seriamente la responsabilidad de superar el rezago internacional que enfrenta por mantener sólo una política asistencial y carecer de un Sistema Nacional de Garantía de Derechos de la Infancia, sin el cual las acciones y programas gubernamentales seguirán sin cambiar la difícil realidad que viven la mayoría de niñas, niños y adolescentes en México.

Atentamente

Juan Martín Pérez García
Director ejecutivo
Red por los derechos de la infancia en México REDIM
@juanmartinmx
@derechoinfancia

Conoce més del trabajo de la Red por los Derechos de la Infancia en México a través de su sitio  Web:  http://www.derechosinfancia.org.mx/

Más de la Red por los Derechos de la Infancia en México (REDIM)


[1] Artículo 32

1. Los Estados Partes reconocen el derecho del niño a estar protegido contra la explotación económica y contra el desempeño de cualquier trabajo que pueda ser peligroso o entorpecer su educación, o que sea nocivo para su salud o para su desarrollo físico, mental, espiritual, moral o social.

2. Los Estados Partes adoptarán medidas legislativas, administrativas, sociales y educacionales para garantizar la aplicación del presente artículo. Con ese propósito y teniendo en cuenta las disposiciones pertinentes de otros instrumentos internacionales, los Estados Partes, en particular:

a) Fijarán una edad o edades mínimas para trabajar;

b) Dispondrán la reglamentación apropiada de los horarios y condiciones de trabajo;

c) Estipularán las penalidades u otras sanciones apropiadas para asegurar la aplicación efectiva del presente artículo.

11 de junio de 2013

Información difundida por el Área de Comunicación y Visibilidad de Cencos

Acerca de Cencos

http://cencos.org http://guiaqesq.cencos.org www.libertad-expresion.org.mx

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: